Loading

La riqueza es una actitud mental también. Riqueza y Coaching Guadalupe DeNegri

Riqueza y Coaching Guadalupe DeNegri

La riqueza es una actitud mental también. Riqueza y Coaching Guadalupe DeNegri

Riqueza y Coaching Guadalupe DeNegri

Desde hace unas cuantas décadas tuve la fortuna de que unos señores muy  queridos abrieran una cuenta muy particular,se dedicaron los primeros años a que aprendiera todo lo que según ellos debía aprender y fueron poco a poco depositando amor, cariño, afecto, valores y principios, no solamente ellos realizaron depósitos, también mis hermanas , que día a día también aportaban a mi cuenta personal, luego llegaron los amigos, compañeros y las personas que han sido parte de mi vida. Riqueza y Coaching Guadalupe DeNegri

Cuando pienso en mis valores, mis raíces y mis creencias me es inevitable dejar de recordar  una historia  poco conocida, del mismos creador de mi cuenta personal, este señor era graduado en la Universidad de Lima, como Ingeniero Mecánico y Eléctrico, no sé si era una lumbrera espacial pero para mí….  sí lo era, entonces, una vez escuche esta persona llamó a una compañía, que para los efectos no tiene relevancia y pidió le contactara con el Gerente, la secretaria le dice que quien le va hablar y él responde… dígale que le llama Miguel Denegri, luego la señorita, le pregunta  pero usted es Ingeniero, Licenciado….? Y el muy amablemente le dice, dígale que le llama el Señor Miguel Denegri, porque para ser Licenciado o Ingeniero necesité solamente 5 años pero para ser un señor se demora toda la vida.

Y así como el relato anterior me enseñaron muchas cosas,  pero definitivamente lo que mejor aprendí es a decidir que quiero y que no quiero, medido por la dosis de felicidad que eso me da.    Una persona debe ser cónsona con lo que quiere y como impacta eso en los demás, no es un tema de sacrificio sino de lealtad con la humanidad por llamarlo de alguna manera.

Si me preguntas hoy en día como me siento? me siento millonaria, millonaria de bendiciones, de aprendizaje , de amor, de trabajo y de confianza  y esto no tiene nada que ver con mi cuenta bancaria, que tal vez no pueda decir lo mismo.

Es así; que si miramos alrededor encontraremos personas que lamentablemente sufren de pobreza mental, la cual no tiene tana que ver con la pobreza económica, ya que no se limita a la escasez , a lo que tenemos o dejamos de tener, a los títulos académicos, los idiomas que hablemos, sino que va más allá, es la actitud de como se pueden afrontar las situaciones, es cuando las personas centran su atención en las cosas que “no” tienen en lugar de centrar su atención en las cosas que “si” quieren. Es como utilizamos estos recursos para convivir con los demás. Los pensamientos son la energía más poderosa para materializar los deseos, si se decía que no se puede, ya no vale la pena intentarlo, de seguro no se logrará.

La pobreza mental se basa en nuestros temores a lograr los objetivos que nos planteamos, es nuestro peor enemigo al momento de querer lograr algo, es sumamente resistente a los cambios y se hace más grande con la no planificación de nuestras metas. Cuando se nos mete en el corazón, puede hacer que las personas se sientan tan mal que se depriman de tal manera que arruinen el trabajo, la familia y su entorno. Nos nubla la mente evitando ver las necesidades de las demás personas. Una vez en algún lugar leí que “la riqueza es una actitud mental y la pobreza también”; Por lo tanto la  pobreza mental se puede minimizar  o aniquilar,  pero primero que nada se debe comenzar dejando
de sentirse pobre y de tener autocompasión, cambiando  pensamientos pesimistas y dando empuje a aquellos que nos permitan soñar, esto no es una tarea fácil requiere mucho compromiso de la persona que desea el cambio,  debemos comenzar a comprar bonos de felicidad e invertir en nuestro futuro,  debemos utilizar nuestro optimismo para enfocar nuestros esfuerzos en mirar al mundo sabiendo que este puede cambiar, utilizando comportamientos que ayuden a mejorar nuestras situaciones actual con actitud de acción , de cambio y de compromiso con los demás.

El optimismo se puede aprender, mejorar y lo más importante lo decidimos nosotros, es una cuestión personal. Así que tal vez no podamos cambiar nuestro mundo pero con toda seguridad si podemos cambiar nuestro mundo, no perdamos la Fé en Dios y en nosotros mismos.

Riqueza y Coaching Guadalupe DeNegri

Artículos Relacionados

Coaching con Humor en RRHH Coaching con Humor en RRHH Coaching con Humor en RRHH Comparto con ustedes la linda entrevista hecha por Cándida Carballo para el IICongreso de ...
La Valentía de cometer errores… (Coaching) La Valentía de cometer errores... (Coaching) La Valentía de cometer errores... (Coaching) Hace algunos días en mi mas reciente viaje a Madrid, tuve ...
El sentido del humor en el trabajo El sentido del humor en el trabajo Tener conciencia o no tener conciencia de nuestro sentido del humor. Ésa es la cuestión… Ser consciente de n...
El Guerrero de la Vida Dayana Rangel El Guerrero de la Vida Dayana Rangel El Guerrero de la Vida Dayana Rangel   Francia Vs. Portugal Portugal, país amante del futbol, donde h...
Coaching y RRHH Coaching y RRHH Coaching y RRHH En este mundo de impacto global donde es evidente la competitividad en las empresas, que incluye competir con mis pa...
Puedes compartir esta página con tus amigos...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn